Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

RECETA DE ALITAS DE POLLO PEGAJOSAS CON SÉSAMO

Las alitas de pollo pegajosas con sésamo ofrecen una experiencia culinaria que combina la jugosidad del pollo con una irresistible mezcla de sabores dulces y salados. Esta receta, con su marinado generoso y su deliciosa salsa pegajosa, logra transformar las simples alitas de pollo en una exquisitez digna de cualquier ocasión. El proceso de marinar las alitas con aceite de sésamo, salsa de soja, miel, salsa de ostras, ajo y jengibre permite que los sabores se infiltren en cada rincón de la carne, creando un perfil de sabor complejo y satisfactorio. El tiempo de marinado asegura que el pollo absorba completamente estas notas deliciosas, resultando en una textura jugosa y llena de sabor. La cocción en el horno hasta que las alitas estén doradas y crujientes añade otra dimensión de placer al paladar. La salsa que las recubre, elaborada a partir del marinado y reducida a la perfección, aporta una capa pegajosa que potencia los sabores y da una textura jugosa a cada bocado. El toque final de las semillas de sésamo tostado no solo agrega un contraste visual atractivo, sino que también aporta un sabor adicional y una textura crujiente. Este pequeño detalle eleva las alitas de pollo a una experiencia gourmet. Aquí tienes una receta simple para prepararlas

Ingredientes: 1 kg de alitas de pollo, 2 cucharadas de aceite de sésamo, 2 cucharadas de salsa de soja, 2 cucharadas de miel, 1 cucharada de salsa de ostras, 2 dientes de ajo, picados finamente, 1 cucharadita de jengibre fresco, rallado, 1 cucharadita de aceite de cocina, 1 cucharadita de vinagre de arroz (opcional), 1 cucharadita de maicena disuelta en 2 cucharadas de agua (opcional, para espesar la salsa), Semillas de sésamo tostado para decorar, Cebollines picados (opcional, para decorar).

Preparación: Marinado: En un tazón grande, mezcla las alitas de pollo con aceite de sésamo, salsa de soja, miel, salsa de ostras, ajo picado y jengibre rallado. Cubre el tazón y deja marinar en el refrigerador durante al menos 30 minutos o idealmente durante la noche para que las alitas absorban bien los sabores. Cocinar las alitas de pollo: Precalienta el horno a 200°C. Coloca las alitas de pollo en una bandeja para horno forrada con papel pergamino y hornéalas durante 40-45 minutos o hasta que estén doradas y crujientes. Preparar la salsa: Mientras se cocinan las alitas, prepara la salsa. En una sartén, calienta el aceite de cocina y agrega la mezcla de marinado restante. Cocina a fuego medio hasta que la salsa se reduzca y espese ligeramente. Puedes agregar vinagre de arroz para darle un toque de acidez. Opcional: si prefieres una salsa más espesa, añade la maicena disuelta en agua y mezcla hasta obtener la consistencia deseada. Barnizar las alitas: Cuando las alitas estén listas, sumérgelas en la salsa caliente, asegurándote de cubrirlas uniformemente. Servir: Coloca las alitas de pollo pegajosas en un plato y espolvorea con semillas de sésamo tostado y cebollines picados si lo deseas. ¡Listo! Ahora puedes disfrutar de unas deliciosas alitas de pollo pegajosas con sésamo. Estas son perfectas como aperitivo o como plato principal acompañadas de arroz o ensalada. ¡Buen provecho!