MASA PARA PIZZA CASERA

Ingredientes:

3 tazas de harina de trigo (aproximadamente 375g), 1 taza de agua tibia (aproximadamente 240ml), 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de azúcar, 2 1/4 cucharaditas de levadura seca activa (equivalente a un sobre de 7g).

Preparación:

En un tazón pequeño, mezcla el agua tibia con el azúcar y espolvorea la levadura seca sobre la superficie. Deja reposar durante unos 5-10 minutos, o hasta que la mezcla se vuelva espumosa y burbujeante. En un tazón grande, mezcla la harina y la sal. Haz un hueco en el centro y vierte la mezcla de levadura activada y el aceite de oliva. Con una cuchara o con las manos, mezcla los ingredientes hasta formar una masa pegajosa. Transfiere la masa a una superficie ligeramente enharinada y amasa durante unos 5-7 minutos, o hasta que la masa esté suave y elástica. Si la masa está demasiado pegajosa, añade un poco más de harina; si está demasiado seca, añade un poco más de agua. Forma una bola con la masa y colócala en un tazón ligeramente engrasado. Cubre el tazón con un paño limpio y deja reposar en un lugar cálido durante aproximadamente 1 hora, o hasta que la masa haya duplicado su tamaño. Después de que la masa haya subido, divídela en porciones del tamaño deseado para tus pizzas individuales. Para pizzas más finas, divide la masa en porciones más pequeñas. Estira cada porción de masa con un rodillo o con las manos sobre una superficie ligeramente enharinada hasta obtener el grosor deseado. Transfiere la masa estirada a una bandeja para hornear ligeramente enharinada o a una piedra para pizza. Agrega tus ingredientes favoritos encima de la masa y hornea en un horno precalentado a 220°C (425°F) durante 12-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y los ingredientes estén cocidos y burbujeantes. ¡Sirve caliente y disfruta de tu deliciosa pizza casera! Esta receta de masa de pizza casera es fácil de hacer y produce una base crujiente y deliciosa para tus pizzas favoritas. ¡Espero que la disfrutes!