HELADO DE SANDÍA

Ingredientes:

4 tazas de sandía cortada en cubos y sin semillas, 1/2 taza de azúcar (ajusta la cantidad según tu preferencia y el nivel de dulzura de la sandía), 1/4 taza de jugo de limón fresco, 1 taza de crema para batir (nata para montar), fría, Opcional: unas hojas de menta fresca para decorar.

Preparación:

Congela los cubos de sandía en una bandeja para hornear durante al menos 2 horas, o hasta que estén completamente congelados. Coloca los cubos de sandía congelados en un procesador de alimentos o licuadora junto con el azúcar y el jugo de limón. Tritura hasta obtener un puré suave y homogéneo. En un tazón grande, bate la crema para batir (nata para montar) con una batidora eléctrica hasta que se formen picos suaves. Incorpora suavemente el puré de sandía al tazón con la crema batida, mezclando con movimientos envolventes hasta que esté bien combinado. Vierte la mezcla de helado de sandía en un recipiente apto para congelador y tápalo con papel film o una tapa hermética. Congela el helado durante al menos 4 horas, o hasta que esté firme. Cuando esté listo para servir, saca el helado del congelador y déjalo reposar a temperatura ambiente durante unos minutos para que sea más fácil de servir. Decora con hojas de menta fresca si lo deseas y sirve en copas o tazones. ¡Disfruta de este delicioso helado de sandía casero, un postre veraniego que seguramente te refrescará y te encantará!