Chicharrón Crujiente Casero 😋

Ingredientes:

1 kg de panceta de cerdo con piel
Sal gruesa
Agua

Instrucciones:

Preparar la panceta:
Lava bien la panceta de cerdo y sécala con papel de cocina.
Con un cuchillo afilado, haz cortes superficiales en la piel de la panceta, formando un patrón de rejilla. Esto ayudará a que la piel se vuelva más crujiente.

Hervir la panceta:
Coloca la panceta en una olla grande y cúbrela con agua.
Añade un buen puñado de sal gruesa al agua.
Lleva a ebullición y cocina a fuego lento durante aproximadamente 45 minutos a 1 hora, o hasta que la panceta esté tierna pero aún firme.

Secar la panceta:
Retira la panceta del agua y déjala enfriar un poco.
Sécala completamente con papel de cocina. Es importante que la piel esté bien seca para que quede crujiente al freírla.

Freír la panceta:
Corta la panceta en trozos del tamaño que prefieras.
Calienta suficiente aceite en una sartén profunda o en una freidora a 180°C (350°F).
Fríe los trozos de panceta en tandas para no abarrotar la sartén. Fríelos hasta que estén dorados y crujientes, aproximadamente 5-7 minutos por cada lado.
Retira los trozos de chicharrón con una espumadera y colócalos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Servir:
Espolvorea un poco de sal sobre los chicharrones mientras aún están calientes.
Sirve los chicharrones crujientes como aperitivo, acompañamiento o incluso como parte de un plato principal.

Sugerencias:

Condimentos adicionales: Puedes añadir otros condimentos al agua de hervir para darle más sabor a la panceta, como ajo, laurel, o pimienta en grano.
Acompañamientos: Los chicharrones son deliciosos acompañados de salsa picante, guacamole, o una ensalada fresca.

¡Disfruta de tus chicharrones crujientes caseros!